Si la mayor desgracia de la juventud es “no pertenecer a ella”, como decía Salvador Dalí, su mayor frustración debe ser serlo en lugares donde supone una desventaja. España se ha convertido en uno de ellos.

THE NEW YORK TIMES, Por David Jiménez, 29 de enero de 2019

Categories:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook
YouTube