El problema es que nos estamos encontrado ahora con una realidad no muy desconocida para las mujeres: el recorte o la postergación de las políticas, programas y/o soluciones a nuestras problemáticas específicas. Y es que como decía Simone de Beauvoir «no olvidéis nunca que bastará con una crisis política, económica o religiosa para que los derechos de las mujeres se cuestionen».

«Ahora que estamos enfrentando esta crisis global, tendremos que estar vigilantes y ejerciendo nuestra ciudadanía de manera activa, responsable y comprometida, porque nosotras si hemos entendido que, sin nuestras ruedas, el carro social no rueda igual»

Categories:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook
YouTube